Asociación cultural "Avempace "

Volver

LA ZAPATERA PRODIGIOSA

Representada en el salón de actos del I.E.S. AVEMPACE. ( Zaragoza, España ) el miércoles, ocho de abril de 1998, a las 11 de la mañana. Pulsa aquí para ver imagen

 

 

 

También se representó en:

En el I.E.S. Félix de Azara

En Vistabella (Zaragoza)

 

Vamos a hacer La zapatera prodigiosa en el Avempace. Así, sin más. No nos malinterpreten, no pretendemos desmitificar ninguna actividad ni mucho menos privar a ningún santo de su pedestal. Nos deben perdonar, no estamos acostumbrados a estas cosas: ceremonias de presentación, puestas de largo, etc. y los formalismos se nos escapan. La educación obliga, eso se dice en los manuales de buenos modos, a presentarse antes de hablar y lo haríamos gozosos, pero entendemos que no vale la pena perder ni un sólo minuto para hablar de nosotros. Estamos aquí para decirles únicamente eso: que hemos montado La zapatera prodigiosa de Federico García Lorca. Ya sabemos que es el año del aniversario y que esta va a ser una gota, una más, en el inmenso océano de celebraciones, de acuerdo; pero la humildad de la gota no le priva de toda la belleza que guardan los millones de luces de su reflejo.

Nuestra aportación se suma a la preocupación que llevamos desde hace muchos años, mucho antes de que el centenario de Federico fuera noticia, hacer del teatro una herramienta de la pedagogía oficial, hacer de él una actividad académica. Pero del teatro de autor y de bambalina no de la dramatización como juego, que también.

Esto viene a cuento porque, como decía Monleón, Federico no ha tenido suerte en el escenario (hablaba de la Yerma de Espert- García) porque la noticia era el propio Federico. Nosotros en el aula y en la calle hemos llevado a Federico con mucho éxito. El montaje de la propia Yerma fue un hito para los alumnos que trabajaban en él. Como Federico con la Barraca, se llevó la voz y la poesía a pueblos que nunca habían oído hablar de él. Yerma se asomó en los pueblos, a las cuadras, a los corrales. No al corral escénico frecuentado por los clásicos sino al de vida y calor. Yerma deseaba tener un hijo entre gallinas y fardos de paja y los espectadores sumaban su aliento al de los sorprendidos animales. Igual que Federico nos echamos al monte armados de ilusión y de palabras y como a él nos supo a gloria el "viva Cervantes" pero en este caso con el apellido Lorca. A Federico lo tomaban en su ingenuidad por Cervantes y a nosotros por el mismo Federico y sus criaturas. La ilusión y dos bombillas, como en la Barraca. Con esa ilusión hemos representado el universo opresivo de la casa de Bernarda Alba y nos hemos ido de romería a Moclín, como Yerma, con El Cristo de Martín Recuerda. Hasta llevamos farsas imposibles e increíbles.

El mundo de los sencillos guarda sorpresas inenarrables: Dürrenmatt y El proceso por la sombra de un burro fueron entendidos y reídos por las buenas gentes de las aldeas aragonesas. Lo mismo que Valle Inclán y su Rosa de Papel y los extraños mundos de Ligazón y El embrujado, lo mismo que Los cuernos de Don Friolera o la Cabeza del dragón.

En una tierra como la nuestra no se pueden dejar pasar las ocasiones y, por eso, el año de su centenario representamos El sueño de la razón como homenaje a Goya.

Como Federico con la Barraca, también proponemos la renovación de la escena en tanto que pedagogos del gusto y, si decimos la verdad, de algo más que de el gusto. Con ese afán hemos montado La zapatera prodigiosa. La versión nuestra ofrece una serie de particularidades que la hacen única, ¿no les parece?

Verán: En el IES AVEMPACE ¿habíamos dicho el nombre? queríamos celebrar el centenario de Federico de un modo igual y distinto a como pudiera hacerse en otros Centros. Se han hecho lecturas y escenificaciones por parte de los alumnos, se han recogido muestras que ayuden a entender la obra y vida de Federico, se han hecho recitales y audiciones de música pero queríamos algo más.

Un viernes antes de las últimas vacaciones de Navidad alguien habló de La zapatera e inmediatamente surgió el pacto del comedor. El comedor. Esta es otra parcela de la que hablaremos si ustedes quieren, la gastronomía y los almuerzos de los viernes como método y su importancia en el funcionamiento de los Centros educativos. De aquella comida, el menú fue sencillo, costilla de cerdo con ajo y tomate, salió el compromiso de aprender los papeles y de encarar el montaje del espectáculo. Lo extraño viene de la naturaleza de los comensales; perdón, de la extraña configuración de los actores.

En nuestra historia a la zapatera le presta el cuerpo una profesora de física y al zapatero un profesor de historia. Dos profesores de lengua han asumido los papeles de Mozo I y de Don Mirlo y una profesora del mismo seminario es la vecina roja. Del seminario de matemáticas han salido el alcalde y la vecina negra, de ciencias naturales las otras vecinas, un tecnólogo ha puesto cuerpo y voz para el mozo II y otro ha corrido con la realización del escenario. Un profesor de música ha hecho el montaje sonoro y un profesor terapeútico ha encarnado al autor, los profes de dibujo han puesto su empeño en la realización del cartelón del ciego, además los encargados de sonido, luces, etc. ¿No les extraña a ustedes ver a todo un claustro de profesores empeñados en poner en pie para sus alumnos, una farsa violenta en un prólogo y dos actos aunque sea de Federico Garcia Lorca? A nosotros no. En el AVEMPACE pasan estas cosas y muchas otras que les iremos contando.

Sobre la obra

El Gobierno de la Segunda República organizó, por medio del Ministerio de Instrucción Pública, unas Misiones Pedagógicas que habían de llevar a los pueblos y a todos aquellos lugares olvidados por los circuitos oficiales de la cultura y del saber, lo más representativo de la cultura española.
Una herramienta fundamentalísima de esas misiones fue el teatro y como agente de primer orden La Barraca. En La Barraca trabajaban, durante el verano por los anchos campos de Castilla, un grupo de universitarios abnegados, señoritos ociosos decían los caciques, dirigidos por un poeta andaluz llamado Federico.
García Lorca pretendió, con las reperesentaciones en las plazas de los pueblos, "recuperar la autenticidad del teatro librándolo de los corsés profesionales y de los postizos de los salones".
Eso ha pretendido desde su creación el Teatro Avempace y eso pretende hacer hoy: pasaros una bocanada del aire fresco que Federico respiraba en sus estancias granadinas y que tan bien supo llevar a las tablas y a los textos.
La Zapatera prodigiosa es una farsa violenta. Fue el propio Federico quien indició que la mayor fiereza se podía encontrar en las situaciones cotidianas, entre los individuos normales y corrientes.
Lorca gustó siempre del "antiteatro" y por eso es el más teatral de los autores del siglo XX (junto con Valle Inclán).
Para él, lo que se entendía como teatral era postizo no teatral. Siempre reprendió severamente a los actores que se "pasaban en la actuación". La fuerza dramática, esto es lo verdaderamente teatral está, decía Federico, en la configuración del personaje hecha por el poeta y en su exteriorización que es trabajo del escenógrafo, nunca en la actuación.
Esos dos han sido los hilos que han cosido el montaje que ahora os presentamos: por una parte la simplicidad y espontaneidad de la Barraca y por otra la elementalidad exigida por el propio autor.


Reparto

L A Z A P A T E R A P R O D I G I O S A

F A R S A V I O L E N T A

Un Prólogo y dos actos

Autor............................... Paco Martín

Zapatera.......................... Carmen Magallón

Zapatero...........................Javier Vicente

Niña................................ Laura L'Hotellerie

Alcalde............................. Eusebio Rodríguez

Mozo I .............................Antonio Muñoz

Mozo II............................. Pepe Berné

Don Mirlo........................... Enrique Cambra

Vecina Roja ........................ Angela Egido

Vecina Negra ....................... Amparo Cervera

Vecina I............................ Marisa Martínez

Vecina II........................... Isabel Cólera

Figuración.......................... Emilia Domínguez

Música.............................. Carlos Manero

Escenario........................... Luis Toledo

Sonido ............................. Gloria Alvarez

Puesta en escena ................... Simeón Martín



   LA ZAPATERA PRODIGIOSA. Miércoles, trece de mayo, 1998 a las cinco de la tarde (más o menos) en el I.E.S. FELIX DE AZARA. (Zaragoza )
 

 

Buenas tardes amigos.

Henos aquí, en una hora más taurina que teatral, dispuestos a recorrer el camino de la ilusión y a envolveros con la malla mágica de la farsa.
El TEATRO AVEMPACE es uno de esos extraños especímenes que, de vez en cuando, aparecen en este Aragón hiperbólico y surreal. Un grupo de profesores se ha liado la manta a la cabeza y se ha echado al monte de los escenarios con la única pretensión de celebrar, también ellos, el centenario de Lorca.
La obra que se ha escogido ha sido LA ZAPATERA PRODIGIOSA, una farsa violenta, arquetipo de la estética lorquiana. Lorquiana por lo popular y por los elementos de la dramatización. Es una pieza breve montada en torno un romancillo que cuenta la historia de una talabartera infiel. Teatro dentro del teatro, como en Cervantes y como en Valle Inclán. El honor y los celos motores de la conducta como en Calderón. Los amores del viejo y la niña como en la mejor tradición farsesca y saineteril. Con esos elementos, Federico quiso llevar a la escena una bocanada de aire fresco, lejos de la teatralería y de la erudición, sostenido en y por la poesía de lo cotidiano. Eso quiso hacer Lorca.
Nosotros hemos pretendido hacer lo mismo. Si lo hemos conseguido o no, ya nos lo diréis a la salida.


SANTA QUITERIA 1998
VISTABELLA ( Aragón ), a las 7 de la tarde.

Queridos amigos:

No es muy frecuente que pueblos como el vuestro, dormidos en esa tranquilidad incomparable de las cosas sencillas, celebren a sus santos con representaciones teatrales y, sin embargo, nada más normal hace muchos años.
En estos días de dictadura de la tele y del transistor cobran toda su validez las palabras que decía el autor de la comedia que vamos a representar. Las grandes historias están entre la gente normal, decía y añadía más, el verdadero gusto, el buen gusto está en lo popular, en la verdad de nuestros pueblos pequeños.
Porque creía en las verdades del teatro y en la grandeza de lo pequeño, se lió los trastos y se fue a recorrer los caminos para representar a los grandes autores ante el gran público que son las gentes de los pueblos.
Nosotros, salvando las distancias, somos como él. También pensamos que no hay teatro comparable al que se abre ante vuestros ojos y que no hay público más exigente ni más generoso que vosotros. Con esa esperanza os vamos a representar una historia de personajes normales y corrientes: La zapatera prodigiosa.
Esta obrita es una farsa violenta, quiere decir que entre las risas siempre se escapa una mueca de disgusto y que cuando se rompe el silencio en los lugares tranquilos, el ruido puede llegar a ser ensordecedor.
Nada nos complacerá más que el aplauso. Aplausos al autor del texto y a este grupo de amigos vuestros que ha venido ha haceros pasar un rato .

Para saber más de Vistabella (Zaragoza) te invitamos a pulsar aquí.

 

© Asociación Cultural Avempace, I.E.S. Avempace, Zaragoza (España)