Juan Mayorga en Zaragoza

Francisco Martín · 10 de mayo de 2006

Juan Mayorga, madrileño (1965), filósofo y matemático, pertenece al grupo de autores que, antes de dedicarse exclusivamente al teatro, fue Profesor de Educación Secundaria. Ahora es Profesor de Dramaturgia y Filosofía en la Escuela Superior de Arte Dramático de Madrid. Estudioso de la Filosofía de la Historia y de la Estética, ha merecido, y recibido, entre otros, los premios Ojo crítico de Radio Nacional en 1999-2000, Celestina 1999-2000, Calderón de la Barca 1992, Max 2005, Nacional de literatura dramática 2005, etc.
Entre sus obras podemos destacar Más ceniza, 1992, El sueño de Ginebra, 1996, El Jardín quemado, 1998, Legión, 2001, Cartas de amor a Stalin, 1998, Camino del Cielo, 20003, Animales nocturnos, 20003, Últimas palabras de Copito de nieve, 2005, Hamelin, 2005, etc.
Con estrenos en Milán, Florencia, Londres, Nueva York, Zagreb, Río de Janiro, Lisboa, Buenos Aires, París.
El pasado tres de mayo asistió en el Salón de actos del IES Avempace a la representación de la obra Animales nocturnos.

La obra trata de una pareja de intelectuales que lleva una vida oscura y de una pareja que vive en la misma escalera, asimismo oscura. No han merecido ningún nombre por parte del autor. Los llama hombre alto, mujer alta y hombre bajo y mujer baja.
Todos ellos tienen una vida enigmática, secreta. Los secretos permitirán que unos se adueñen de la situación frente a los otros. En la primera escena se descubre el primer secreto, explotado concienzudamente por el hombre bajo a lo largo de toda la obra: es un sin papeles. Pero no sólo va a ser esa la causa de la dependencia. Todos ocultan algo y todos actúan creyendo que tienen en sus manos la llave que los pueda liberar de esa dependencia; o mejor si se quiere, no hay nadie que sea capaz de dominar absolutamente al otro. Siempre queda una parcela en la que no podrán entrar los demás. La acción se enmarca en diez cuadros y en una serie de escenarios diversos:
Cuadro uno, en un bar; cuadro dos y tres, en las casas respectivas de los altos y de los bajos; el cuadro cuatro, en un zoo, más concretamente en la zona donde están los anomales nocturnos; el cuadro cinco, es una escena simultánea en la casa de ambas parejas; la escena sexta sucede en la casa de los altos; la escena séptima, en el trabajo del alto; La escena ocho, en el parque; la nueve, en el trabajo del hombre bajo; la última ocurre en el parque, en la casa del hombre bajo y en la estación.
Es un drama cruel en el que se manifiesta lo inicuo e impresentable que puede llegar a ser un ser acomplejado. Una comedia en la que el chantaje y la extorsión cobran carta de naturaleza.
Se trata de una obra dura, brillante y difícil. La representación se apoya en unos soportes de audio y vídeo.
La acción se enmarca en diez cuadros y en una serie de escenarios diversos:
Cuadro uno, en un bar; cuadro dos y tres, en las casas respectivas de los altos y de los bajos; el cuadro cuatro, en un zoo, más concretamente en la zona donde están los anomales nocturnos; el cuadro cinco, es una escena simultánea en la casa de ambas parejas; la escena sexta sucede en la casa de los altos; la escena séptima, en el trabajo del alto; La escena ocho, en el parque; la nueve, en el trabajo del hombre bajo; la última ocurre en el parque, en la casa del hombre bajo y en la estación.

---