Las profesoras pasamos ayer un día en familia, al igual que nuestros alumnos. Y por la tarde visitamos la maravillosa Gent (Gante).

  
De noche, ya en Kortrijk, los profesores belgas nos ofrecieron una cena junto a los checos. Fue una velada especial.