Inglaterra estuvo mucho tiempo dominada por los normandos, desde el año 1066, cuando la batalla de Hastings, la última vez que algún pueblo consiguió invadir la isla. Fue el rey normando William the Conqueror quien ganó aquella batalla al rey sajón, Harold. En los siglos siguientes, el poder normando se fue afianzando en toda Inglaterra sobre los sajones.

Así, llegamos a tiempos del King Richard I (1189-1199), Lion Heart, que se pasó media vida guerreando en las cruzadas, mientras su hermano John gobernaba Inglaterra con bastante impopularidad, por cierto, porque subió abusivamente las taxes (impuestos). Cuando el rey Richard volvió a casa, un famoso bandolero le ayudó a recuperar el trono: sí, justamente, the famous Robin Hood y sus “merry men” del bosque de Sherwood, cerca de Nottingham.

La larga dominación normanda ha dejado huellas en el lenguaje inglés, que tiene muchos vocablos de origen francés. Una de las cosas más curiosas de aquellos tiempos es que para los nombres de animales hay en inglés moderno dos raíces: la que designa al animal vivo, que es sajona (cow, pig, sheep…), y la que designa al animal muerto, que es francesa (beef, pork, mutton…). ¿Por qué? Pues sencillamente porque los campesinos (sajones) y gentes humildes no solían comer carne, a diferencia de los caballeros y cortesanos (normandos), que lo hacían diariamente.

¡Cosas de la lucha de clases!

Más información sobre el tema: