Solo nos quedan cuatro horas en Riglos, que seguiremos aprovechando hasta el último segundo.