Después de una segunda noche un poco menos ajetreada que la primera, tenemos a los chicos con sus últimas actividades de idioma y conociendo los caminos y aves de Riglos.