Avempace internacional

Proyectos internacionales y de interculturalidad

Mes: noviembre 2018

“Oh, Lawd, I’m on my way”, “Señor, voy para allá”, el aria final de Porgy and Bess

La ópera Porgy and Bess , de George Gershwin, termina con esta aria que canta Porgy cuando sale de la cárcel. Ha perdido a Bess, que se ha ido a Nueva York, y él canta esperanzado con su fe en Dios y en el futuro, diciendo que va para allá, a la gran ciudad, a buscar a su amada, a la que espera reconquistar.  La obra se cierra con un canto de esperanza que parece un gospell negro.

Oh, Lawd, I’m on my way!

Porgy and all
I’m on my way to a heav’nly land
I’ll ride that long, long road
If You are there to guide my hand
Oh Lawd, I’m on my way
I’m on my way to a heav’nly land
Oh Lawd, it’s a long, long way, but
You’ll be there to take my hand

¡Señor, voy para allá!

Voy de camino a la tierra celestial,

recorreré ese largo, largo camino,

si Tú estás ahí para guiar mi mano.

¡Oh, señor, voy de camino!

Voy de camino a la tierra celestial.

¡Oh, Señor, es un largo, largo camino,

pero Tú estarás allí para coger mi mano.

“Oh, I got plenty o’nuttin”, “Oh, tengo un montón de ná”, un aria de Porgy and Bess

Junto con “Summertime“, esta es el aria más célebre de la ópera de Gershwin Porgy and Bess. El protagonista masculino dice alegremente que tiene un montón de nada, aborda con optimismo su pobreza, sin perder su fe en el futuro. Y no envidia a los ricos, porque tienen que estar todo el día preocupados por si alguien les roba.

Oh, I got plenty o’nuttin’!

Oh, I got plenty o’ nuttin’
And nuttin’s plenty for me.
I got no car, got no mule,
I got no misery.
De folks wid plenty o’ plenty
Got a lock on de door
‘Fraid somebody’s a-goin’ to rob ‘em.
While dey’s out a-makin’ more
What for?
I got no lock on de door
-Dat’s no way to be-
Dey kin steal de rug from de floor
Dat’s okeh wid me
‘Cause de things dat I prize
Like de stars in de skies
All are free.
Oh, I got plenty o’ nuttin’
And nuttin’s plenty for me.
I got a gal, got my song,
Got Hebben the whole day long.
No use complaining.
Got my gal, got my Lawd,
Got my song.
Oh, I got plenty o’ nuttin’
And nuttin’s plenty for me.
I got the sun, got the moon,
Got the deep blue sea.
De foks wid plenty o’ plenty
Got to pray all de day
Seems wid plenty you sure got to worry
How to…

¡Oh, tengo un montón de ná!

¡Oh, tengo un montón de ná!

y ná es un montón pa mí.

No tengo coche, no tengo mula

ni tampoco miseria.

La gente con mucho de todo

tiene un candado en la puerta

por miedo a que alguien les robe

mientras está fuera ganando más.

¿Para qué?

Yo no tengo candado en mi puerta

-ni falta que me hace-.

Pueden robar la alfombrilla del suelo,

pero no me importa.

Porque las cosas que yo valoro,

como las estrellas en el cielo,

son todas gratis.

¡Oh, tengo un montón de ná!

Y ná es un montón pa mí.

Tengo a mi chica, tengo mi canción,

tengo al Dios del Cielo todo el día.

De ná sirve quejarse.

Tengo a mi chica, tengo a mi Dios,

tengo mi canción.

¡Oh, tengo un montón de ná!

Y ná es un montón pa mí.

Tengo el sol, tengo la luna,

tengo el profundo mar azul.

La gente que tiene mucho de todo

tiene que rezar todo el día,

parece que con mucho es seguro que tendrás que preocuparte.

 

“Summertime”, una de las canciones de cuna más famosas de todos los tiempos

Summertime” es una canción de cuna, una nana, que una madre negra le canta a su hijito. Es una canción llena de sueños y de esperanza en un futuro mejor. Forma parte de la “folk-opera para voces negras” de George Gershwin (1898-1937) Porgy and Bess. Gershwin, junto con Leonard Bernstein, el autor de West Side Story (la historia de Romeo y Julieta, pero actualizada y resituada en el Bronx), son los compositores de música clásica norteamericanos más importantes del siglo XX. Los dos eran grandes conocedores de la tradición europea, pero los dos trabajaron en grandes musicales en Hollywood y renovaron el canon clásico, con incorporaciones latinas, afroamericanas, jazz… La música culta, unida a la música popular.

A Gershwin le gustaba decir: “The music must repeat the thoughts and aspirations of the people and the time. My people are Americans. My time is today…”. Así que nada de dramones pasionales al estilo de las óperas del XIX, sino retrato de la sociedad actual norteamericana, con sus problemas de crisis, marginación, racismo…

George Gershwin era hijo de inmigrantes judíos venidos de Rusia. Nació en Brooklyn, Nueva York, un barrio popular. Se aficionó a la música de niño, como su hermano mayor Ira y como su hermana pequeña Frances, que luego dejó la música por la pintura, una pasión que también tenía George. Ira siempre acompañó a su hermano en su carrera y escribió para él la mayoría de los textos de sus obras musicales.

En 1919, Gershwin tuvo su primer gran éxito con el tema “Swannee“, auténtico clásico de Broadway aún hoy. En los años veinte, compuso grandes obras, como Rapsody in Blue (1924) y Un americano en París. Como anécdota, se dice que, en la ciudad del Sena, Maurice Ravel, el célebre compositor del “Bolero“, se negó a darle clases porque reconoció en él a un maestro, no a un discípulo, y porque se dio cuenta de su talento natural y de que si profundizaba en el estudio clásico europeo podría desviar su inclinación a incorporar magistralmente estilos nuevos como el jazz. Así que cuando volvió a Estados Unidos, George era un compositor en pleno dominio de su oficio. Fue contratado en Hollywood y compuso grandes éxitos para musicales grandiosos como “Shall we dance“, interpretado por las megaestrellas Fred Astaire y Ginger Rogers.

En 1926, Gershwin leyó la novela Porgy de Dubose Heyward, escritor de Charleston, Carolina del Sur, en el profundo Sur estadounidense, racista y de pasado esclavista. El argumento se inspiraba en un hecho real, aparecido en la prensa, donde se hablaba de un crimen pasional relacionado con un minusválido que vivía en los barrios de la comunidad negra. Así que Gershwin escribió al novelista y le dijo que tenía interés en componer una ópera a partir de su obra, aunque por entonces estaba muy ocupado con sus producciones en Hollywood y no tuvo otra que ir retrasando su trabajo. Mientras, Dubose, ayudado por su esposa, adaptó su novela al teatro y tenía cierto éxito. También Al Jonson, “el blanco que tenía el alma de un negro”, protagonista de El cantor de Jazz, primer musical de la historia cinematográfica, estaba interesado en hacer un musical de esta novela y quería protagonizarlo él mismo. Pero el tiempo pasó, los proyectos no se concretaban hasta que en 1934 los hermanos Gershwin, Ira y George, se decidieron y se pusieron a trabajar con Dubose.

Para hacer bien su trabajo, se instalaron en Folly Beach, a 10 millas de Charleston, y observaron las costumbres de la comunidad afroamericana, que compartió con ellos su música, su lenguaje y su modo de vivir. Y así nació en la ópera Cattfish Row, el barrio negro donde viven los protagonistas. Ese mismo año de 1934 los tres terminaron su trabajo y estrenaron la ópera, tras elegir cuidadosamente a los cantantes. Pero el éxito de la obra, en vida del compositor (murió en 1937, solo tres años después del estreno, por un tumor cerebral mal diagnosticado), fue más bien discreto. Solo a partir de 1940, cuando ya había muerto Gershwin, la obra empezó a ser considerada en América y, sobre todo, en Europa, donde su reconocimiento crecía exponencialmente. En 1970, Porgy and Bess fue estrenada en el Metropolitan de Nueva York. ¡Casi 50 años después de su composición!

Desde el principio, uno de los temas más populares de la ópera fue “Summertime“, la canción de cuna que una madre negra, que paradójicamente se llama Clara, canta a su niño con la esperanza de un futuro mejor. El nombre de la madre es, obviamente, la premonición de un futuro limpio, puro, para el niño. Una alborada de esperanza. Por supuesto, el lenguaje que usa no es el inglés de Oxford, sino un inglés dialectal, incorrecto y vulgar, lleno de contracciones, fonético, más que gramatical, tal como hablan los afroamericanos. Esta canción ha sido versionada por los grandes del jazz: Louis Amstrong, Ella Fitzgerald, Charlie Parker, Billy Holliday, Norah Jones…, y también por grandes del rock (Janis Joplin) y del pop (Leona Lewis) y sopranos como Maria CallasLeontyne Price, Kathleen Battle, Kiri Te Kanawa… Hasta ese genio de la América blanca que fue Frank Sinatra cantó este tema eterno de la América negra.

Aquí tenéis la letra de la versión de Ella Fitzgerald y Louis Amstrong:

[Chorus]
Summertime and the livin’ is easy,
Fish are jumpin’ and the cotton is high.
Oh, your daddy’s rich and your ma is good-lookin’,
So hush little baby, don’t you cry.

[Verse 1]
One of these mornings
You’re gonna rise up singing.
Yes, you’ll spread your wings
And you’ll take to the sky.
But ‘til that morning
There ain’t nothin’ can harm you
With Daddy and Mammy standin’ by.

[Chorus]
Summertime, and the livin’ is easy,
Fish are jumpin’ and the cotton is high.
Oh, your daddy’s rich and your ma is good-lookin’,
So hush little baby, don’t you cry.

Oh, don’t you cry.
Oh, don’t you cry.
Don’t you cry.
Oh, don’t you cry.

ES TIEMPO DE VERANO

[Coro / Estribillo]

Es tiempo de verano y la vida es fácil,

los peces saltan y el algodón está alto.

Oh, tu padre es rico y tu madre es bonita,

así que, pequeño, no llores.

[Estrofa 1]

Una de estas mañanas

te vas a levantar cantando.

Sí, extenderás tus alas

y conquistarás el cielo.

Pero hasta esa mañana

no hay nada que pueda dañarte

con papá y mamá cerca de ti.

[Estribillo]

Es tiempo de verano y la vida es fácil,

los peces saltan y el algodón está alto.

Oh, tu padre es rico y tu madre es bonita,

así que, pequeño, no llores.

Oh, no llores.

Oh, no llores.

No llores.

Oh, no llores (más).

¡Y ahora a disfrutar con otras versiones!

Aportaciones de Carlos Gea, a quien agradecemos su información para completar esta entrada: