La ópera Porgy and Bess , de George Gershwin, termina con esta aria que canta Porgy cuando sale de la cárcel. Ha perdido a Bess, que se ha ido a Nueva York, y él canta esperanzado con su fe en Dios y en el futuro, diciendo que va para allá, a la gran ciudad, a buscar a su amada, a la que espera reconquistar.  La obra se cierra con un canto de esperanza que parece un gospell negro.

Oh, Lawd, I’m on my way!

Porgy and all
I’m on my way to a heav’nly land
I’ll ride that long, long road
If You are there to guide my hand
Oh Lawd, I’m on my way
I’m on my way to a heav’nly land
Oh Lawd, it’s a long, long way, but
You’ll be there to take my hand

¡Señor, voy para allá!

Voy de camino a la tierra celestial,

recorreré ese largo, largo camino,

si Tú estás ahí para guiar mi mano.

¡Oh, señor, voy de camino!

Voy de camino a la tierra celestial.

¡Oh, Señor, es un largo, largo camino,

pero Tú estarás allí para coger mi mano.