Avempace internacional

Proyectos internacionales y de interculturalidad

Etiqueta: Estados Unidos

“Réveille”, de Zacahary Richard, un himno de la Louisiana estadounidense

“No solo de pan vive el hombre”, dijo Jesús. Y no solo de inglés viven los americanos, añadimos. Hay en Estados Unidos una región que reivindica sus orígenes franceses: la Louisiana, orgullosa de su tradición. Zachary Richard es uno de sus hijos predilectos, un cantante y poeta que ha publicado varios libros de poesía (Voyage de nuit, 1987) y que, sobre todo, es el autor de una canción que reivindica sus orígenes cadjuns o cadiens: “Réveille”. Los cadjuns son descendientes de los acadiens que fueron deportados en 1755 desde su lugar de origen, la región de Acadia, en la costa este de Canadá hasta Nueva-Orléans. Los cadjuns han querido siempre conservar el francés y sus propias tradiciones musicales y culturales.

He aquí la canción “Réveille“, que en Louisiana es casi un himno nacional.

Réveille

Réveille, réveille,
C’est les goddams (=los ingleses) qui viennent,
Voler la récolte.
Réveille, réveille,
Hommes acadiens,
Pour sauver le village.

Mon grand-grand-grand père
Est venu de la Bretagne,
Le sang de ma famille
Est mouillé l’Acadie.
Et là les maudits viennent
Nous chasser comme des bêtes,
Détruire les familles,
Nous jeter tous au vent.

Réveille, réveille,
C’est les goddams qui viennent,
Voler la récolte.
Réveille, réveille,
Hommes acadiens,
Pour sauver le village.

J’ai entendu parler
De monter avec Beausoleil (=capitán de navío, héroe de la resistencia contra los ingleses).
Pour prendre le fusil
Battre les sacrés maudits.
J’ai entendu parlé
D’aller dans la Louisianne
Pour trouver de la bonne paix
Là-bas dans la Louisianne.

Réveille, réveille,
C’est les goddams qui viennent,
Voler la récolte.
Réveille, réveille,
Hommes acadiens,
Pour sauver le village.

J’ai vu mon pauvre père.
Il était fait prisonnier.
Pendant que ma mère, ma chère mère
Elle braillait (=lloraba).
J’ai vu ma belle maison
Était mise aux flammes,
Et moi je suis resté orphelin,
Orphelin de l’Acadie.

Réveille, réveille,
C’est les goddams qui viennent,
Voler la récolte.
Réveille, réveille,
Hommes acadiens,
Pour sauver le village.
Réveille, réveille,
C’est les goddams qui viennent,
Voler les enfants.

El burro y el elefante

El burro demócrata y el elefante republicano

El burro demócrata y el elefante republicano

No, no es el título de una fábula de Esopo. Se trata de los símbolos más populares y representativos de los partidos norteamericanos, el Demócrata y el Republicano. Como en breve van a ser las elecciones presidenciales en los Estados Unidos, en la tele están todo el día con los resúmenes de campaña. Y continuamente también aparecen los dos animalitos, eso sí: bien envueltos en la bandera de barras y estrellas, pues no hay nadie más patriota que los americanos.

Pero ¿sabéis la historia de estos símbolos? Pues si leéis estas líneas os enteraréis:

En el caso del burro del Partido Demócrata, la ‘mascota’ se eligió porque en 1828 el candidato de este partido, Andrew Jackson, recibía el apodo de ‘burro‘, por su poca inteligencia y tozudez. Él, sin embargo, aprovechó el tirón de ese mote y lo empleó como símbolo electoral, con el que quiso expresar que en realidad el burro era un animal del que sentirse orgulloso, pues es trabajador y modesto. Años después, el ilustrador Thomas Nast, de la revista Harper’s Weekly, comenzó a dibujarlo para caricaturas de prensa y de ahí se quedó como mascota del partido.

En el caso del elefante del Partido Republicano, su elección como símbolo se debe a una respuesta al burro demócrata. El dibujante Thomas Nast quiso hacer una versión para el partido rival y empleó este animal. En 1877 plasmó en una viñeta una derrota electoral de los republicanos ante el burro demócrata. El elefante simbolizaba a un animal inteligente, pero dócil y fácil de someter. Pese a este cariz negativo, los republicanos lo adoptaron como símbolo.

Nast fue un gran caricaturista, a él le debemos la imagen actual de Santa Claus y Tío Sam. Con el burro y el elefante acertó también a crear dos símbolos que pertenecen ya al imaginario colectivo occidental.

Viñeta de Thomas Nast, con el elefante republicano derrotado

Viñeta de Thomas Nast, con el elefante republicano derrotado

Thanksgiving Day

Aunque ahora empieza el verano y nos queda muy lejos noviembre, que es cuando se celebra en Estados Unidos Thanksgiving Day, concretamente el cuarto jueves del mes, nunca está mal aprender algunas cosillas relacionadas con la cultura americana.

¿Qué comen las familias ese día? Yes, you have guess it! Turkey, potatoes and vegetables!

Para ellos es un día muy importante, así que visten sus mejores galas, bendicen la mesa y comen todos juntos, grandparents, aunts, uncles, parents, children…:

“Dear Lord, on this Day, we thank you for the many blessings we have received during this past year. Amen.”

Y ahora lee este pequeño texto tomado de Elizabeth Laird, Faces of the U.S.A., New York, Longman, 1987, p. 69:

“The first Thanksgiving was celebrated in 1621 by the “Pilgrim Fathers,” some of the first Europeans who came to live in North America. At the end of the first year in their new land, they made a feast. They cooked the turkeys, pumpkins, and corn which the Indians had taught them to eat, and invited the Indians to share the meal. They said prayers, and thanked God that they were still alive (…)

After dinner, most of the Americans will watch the football game on TV. But first, it’s time for dessert. Everyone knows what it will be. The children even sing a song about it.

“Hurrah for the fun! Is the pudding done?

Hurrah for the pumpkin pie!”

Desde que los primeros peregrinos, los Pilgrim Fathers, compartieron su mesa con los indios Wampanoag y Pequamid, que vivían en los bosques vecinos, Thanksgiving Day es un día para compartir en familia y con los amigos y vecinos.