Empieza el año poético

Por Marta Borraz   14 ene. 2018 · Compartir

El mes de enero nos ha traído dos poemas muy diferentes en Poesía para llevar: un antiquísimo y misterioso romance, el del conde Arnaldos, que nos han seleccionado en el IES Pedro Cerrada de Utebo. Después de siglos de escucharlo, todavía nos preguntamos por el inquietante viaje que el marinero propone al conde:
¡Quién hubiera tal ventura
sobre las aguas del mar,
como hubo el conde Arnaldos
la mañana de San Juan!
Yendo a buscar la caza
para su falcón cebar,
vio venir una galera
que a tierra quiere llegar;
las velas trae de seda,
jarcias de oro torzal,
áncoras tiene de plata,
tablas de fino coral.
Marinero que la guía
diciendo viene un cantar
que la mar ponía en calma,
los vientos hace amainar;
las aves que van volando
al mástil vienen posar
los peces que andan al fondo
arriba los hace andar.
Allí habló el infante Arnaldos
bien oiréis lo que dirá
“Por tu vida el marinero
dígasme ahora ese cantar”
Respondiole el marinero
tal respuesta le fue a dar
“Yo no digo mi canción
sino a quien conmigo va”.

“¿Princesa en apuros?” de Estela Puyuelo (Huesca, 1976), que nos trae el IES Rodanas también bebe de la tradición para hacer lo que hace la buena literatura, darle la vuelta y hacerla significativa ahora:
La princesa en apuros corre el pestillo
ya no teme más fieras que su castillo.
Con un arma sin filo marcha a la guerra
los príncipes valientes firman la tregua.
No consiente que nadie escale sus trenzas,
ni hacerse la dormida, ni ir de bella.
Ya no compra manzanas sin conocerlas,
a los lobos persigue si hay luna llena,
los guisantes le sirven de adormidera
y a las doce en punto se desmelena.
Ahora que la princesa se hizo guerrera
hay sapos encantados que un beso esperan.

---

|