Mejor prevenir: un desfibrilador puede salvar vidas

Marta Borraz · 11 de noviembre de 2017

Joaquín Martínez, de la empresa Prevenci@ Formación (www.prevenciaformacion.com), impartió el curso de renovación de las acreditaciones para el uso de desfibriladores externos en establecimientos no sanitarios a Antonio Bel, Marta Borraz, Carlos Coro, Gloria Cosculluela, Milagros Espido, Isabel González, Nicolás López, Pilar Lorenzo, Margarita Santodomingo y Miguel Ángel Velasco. El objetivos es estar preparados para mantener con vida a una persona que haya sufrido una parada cardiorrespiratoria en nuestro IES mientras esperamos la llegada del personal sanitario.
En el curso practicamos la reanimación cardiovascular (RCP: compresiones torácicas y respiración asistida), la postura lateral de seguridad, la maniobra de Heimlich, el uso de la mascarilla, el ambú y la cánula de Guedel.
Con una mayor facilidad de acceso a la desfibrilación e iniciando una RCP por quien presencia el paro podemos aumentar la supervivencia de las personas que sufren paros cardíacos repentinos. La llamada inmediata al 061 (emergencias sanitarias) es también prioritaria. Todos y todas deberíamos aprender a realizarla. Este video de la British Heart Foundation, puede ayudarte, a ritmo de los Bee Gees:

Cada año mueren en España cerca de 40.000 personas por paros cardíacos repentinos y la mayoría de ellos se producen en entornos extrahospitalarios (domicilios, calle, centros de trabajo, centros deportivos, etc.). Casi el 90% de estos paros repentinos son ocasionados por un trastorno eléctrico del corazón llamado fibrilación ventricular. El único tratamiento efectivo para poder revertir esta situación es la desfibrilación precoz. Por cada minuto de retraso, las posibilidades de supervivencia disminuyen entre un 7 y 10%. Por ello, es fundamental que todos y todas colaboremos en caso necesario permitiendo actuar a los que saben, avisándolos si es necesario y siguiendo sus instrucciones.

---