Resultados del concurso de Cartas de amor y de amistad 2016

José Antonio García · 15 de mayo de 2016

Los ganadores del concurso de Cartas de amor y de amistad 2016 han sido los alumnos María Iliana Morata Barti, de 1º D, con “Mi amigo Marc”, Iris Romeo, de 2º E, con “Amo la vida”, y Daniel Lobera Hernando, de 3º A, con “La chica de al lado”.

Desde aquí queremos felicitar tanto a todos los participantes en el concurso como a los ganadores. Y aquí tenéis las cartas de cada uno:

María Iliana Morata Barti, 1º ESO D – “Mi amigo Marc”

Gracias a Dios, hay muchas clases de amor. Y no es más intenso el amor de pareja que el que una madre siente hacia su hijo, el amor fraternal o el que se basa en la amistad.

Y hoy quiero manifestar el amor que siento por un amigo, un niño como yo, al que la fortuna ha maltratado en algunas cosas y ha premiado con otras, pues Dios es sabio.

Se trata de mi amigo Marc.

Lo que me gusta de él, lo que le hace brillar como una estrella, no es el hecho de que se desplace sobre una silla de ruedas. No. Lo que le hace tan especial es su actitud positiva, su sentido del humor y sobre todo, su sonrisa, que ilumina la estancia en la que él se encuentra, el hecho de que haga sentir a los que le rodean que ninguna minusvalía le aqueja y que, frente a él y su radiante energía, los demás nos sintamos minusválidos.

A veces me pregunto por qué Dios pone a prueba a personas tan magníficas y luego me doy cuenta de que tal vez su simpatía y la intensidad de su luz no son sino la respuesta de un niño a su adversidad, lo que lo engrandece aún más.

He aprendido a quererle, con silla de ruedas o sin ella, a apreciar sus virtudes, pero también a amar sus defectos, que lo humanizan y, de algún modo, intento aprovecharme de su luz radiante haciendo lo posible por parecerme a él en su actitud, bondad y sentido del humor y esperando que esa llama de nuestra amistad no se apague nunca.
No sé mucho del amor aún, pero creo que ese amor fraternal que he mencionado antes se parece mucho a esto, y por eso me declaro afortunada, y estoy segura de que San Valentín bendeciría ese amor.

Iris Romeo, 2º ESO E – “Amo la vida”

Me piden en el instituto que escriba una carta de amor. Y mientras pienso de quién escribirla, entre mis pensamientos descubro que soy una persona enamorada de la vida.

Vida, qué palabra más rara, vida. Cuando pensamos en la vida, nos referimos al mundo, al planeta Tierra, pero eso no es así.

Vida es ese sentimiento que te arropa todos los días en lo bueno y en lo malo. Vida es cuando un rayo de sol te levanta por las mañanas. Y al despertarte, te viene el aroma a café recién hecho. Esa crujiente tostada con mermelada que te despierta el alma por las mañanas. El olor de la tierra mojada en un día de lluvia. El suave y dulce aroma de las flores en primavera. El canto de los pájaros. La caricia del viento en mi cara. Las salpicaduras de las olas del mar en verano. El frío sentimiento cuando un copo de nieve te roza la cara y sientes el calor de una hoguera en invierno.

Un simple “Te quiero”, una caricia de tus padres, la fuerza y el calor de un abrazo, una sonrisa y una promesa de amor.
Admiro a las personas que recorren todo el mundo huyendo de las guerras para encontrar una vida mejor.

Yo amo la vida. ¿Y tú?

Daniel Lobera Hernando, 3º ESO A- “La chica de al lado”

Todos los días a tu lado, en el mismo sitio, y no soy capaz de dirigirte ni una sola palabra. Aunque hablamos de vez en cuando, no te imaginas ni por un solo momento lo que yo siento por ti. Y a pesar de todo, me sigues hablando con naturalidad, aunque sé que no voy a ser capaz de decírtelo y que, si de alguna manera te lo confesase, no sabrías la manera de decirme que no, puesto que no soy nadie, comparado contigo.

He Intentado dejarlo estar, simplemente dejar de sentir esto por ti, pero es un sentimiento que no puedo controlar. Cada vez que te veo, mi corazón se pone a latir, a latir y a latir cada vez más fuerte. Intento disimularlo lo más que puedo, pero aunque tú no lo notes, no puedo estar sin ti. Cada palabra que me dices, suena y retumba mil veces en mi corazón. Vengo cada día con el fin de hablar un poco más. Aunque nuestras escasas conversaciones siempre acaban en lo mismo, me siento feliz, porgue he podido hablar contigo un día más. Intento hacer que te des cuenta de que puedes confiar en mi, de que cuando necesites cualquier cosa, yo siempre estaré a tu lado, de que daría mi vida solo porgue tú fueses feliz. Y aunque las palabras no son más que palabras, aunque lo que valgan sean los actos, espero que con esta carta comprendas lo Importante que eres para mi, que, si me dejas, puedo demostrarte que todo esto es verdad, que lo he sacado de mi corazón, y que, si algo de esto no es verdad, no merezco que una chica como tú sea ni siquiera mi amiga.

Cada vez que llego a casa, sonrío porque sé que mañana te volveré a ver. Porque para ti puede que yo sea solo un amigo, pero para mí tú lo eres todo. Y puede que al final nunca lo sepas, y lo lamentaré toda mi vida. Pero de lo que nunca me arrepentiré es de haber pasado esos momentos a tu lado. Y, por supuesto, de haber escrito esta carta. Espero que con ella comprendas que tú eres esa chica: la chica de al lado.

Más información:

---