Clasificación de los instrumentos musicales según Sachs y Hornbostel

 

Al estudiar los instrumentos musicales, es frecuente encontrarse con la clásica división de los instrumentos en tres familias: viento, cuerda y percusión.

Esta clasificación, no obstante, tiene bastante defectos, y si bien puede ser adecuada para una introducción al estudio de los instrumentos musicales, no tiene lugar cuando se pretende realizar un estudio más profundo.

Brevemente, cabe señalar que los defectos de dicha clasificación radican en que está orientada a los instrumentos de la orquesta sinfónica, y, además, clasifica los instrumentos de manera bastante ilógica: atendiendo al cuerpo sonoro en el caso de las cuerdas, a la fuerza activante en los vientos y a la acción que produce el sonido en el caso de la percusión. Esta variedad de principios ordenadores conlleva desorganización y confusión y, además, excluye muchos instrumentos primitivos y los instrumentos eléctricos.

Por los motivos anteriores, los musicólogos Curt Sachs y Erich Hornbostel idearon una clasificación mucho más lógica que pretendía englobar a todos los instrumentos existentes. Así, se establecen cinco grandes clases de instrumentos musicales, que a su vez se dividen en grupos y subgrupos:

 

·         Aerófonos

·        Cordófonos

·        Electrófonos

·        Idiófonos

·        Membranófonos